María la bailaora: la compañera de Cervantes

María la bailaora fue distinguida por su arrojo y destreza con la espada en la batalla de Lepanto

Un caso emblemático es el de María la bailaora, figura histórica de gitana que se distinguió en la batalla de Lepanto por su fiereza contra los turcos y protagonista de La otra mano de Lepanto de Carmen Boullosa, novela-río que como el Don Quijote es una suma de relatos, fábulas y fragmentos de poemas con un hilo narrativo de gran seducción.



María la Bailaora es una figura inspirada en un testimonio histórico: la mujer así llamada se distinguió en la batalla de Lepanto por su fiereza contra los turcos. No sólo Cervantes recibió honores por sus acciones en la batalla de Lepanto, sino que, sorprendentemente, a quien también se le reconoció y premió por su valor y comportamiento en la batalla fue a esta mujer inclasificable e iconoclasta. Sorprendente teniendo en cuenta la prohibición tajante de que embarcaran mujeres en los navíos de SM, principalmente en acciones de guerra, como fue el caso de la expedición a Túnez donde fueron más de cuatro mil mujeres a pesar de las precauciones que se adoptaron y a sabiendas de las duras sanciones que se imponían a las esposas o amantes de la marinería y tropa que se encontraran a bordo, bien disfrazadas o bien escondidas. Constituían el tenaz y abigarrado grupo de las llamadas enamoradas, dispuestas a todo, incluso la muerte, con tal de no separarse de sus compañeros, considerando que peor suerte les esperaba en tierra, solas y desamparadas. Se dice, aunque no existen datos fehacientes que lo acrediten, que María la Bailaora era granadina, probablemente gitana, y que tras estar recogida en un convento se escapó, viéndose obligada a vivir de su belleza en algunas ocasiones, y en otras, del movimiento de sus caderas y pies en el arte de la danza, hasta que se amancebó con un soldado perteneciente a la Compañía de Diego de Urbina, del Tercio de la Armada del Mar Océano, mandada por el siempre enfadado Don Lope de Figueroa, por lo que es casi seguro que conoció a Cervantes. Con su hombre y disfrazada, embarcó en la galera Real de don Juan de Austria. Sin duda, no sería ella la única que participó en tan extraordinario evento, y sin duda, también, debieron ser muchas más, anónimas e ignoradas, las que ofrendaron su fidelidad, su valor y su vida en las sangrientas aguas de Lepanto. En la novela histórica de Carmen Boullosa se narran las andanzas mediterráneas de esta gitanilla de Granada a la que le llamaban Preciosa, que antes de conocer a Miguel de Cervantes después de la batalla de Lepanto y contarle su historia, pasa por muchos trances: de criada en un convento a bailarina en Nápoles, de amante "sin lecho de amor" de un capitán español -gracias al cual embarca en una galera real disfrazándose de pintor- a soldado de la expedición contra el Gran Turco por su destreza en manejar la espada. Así, la imaginación y el suspenso de la incredulidad se interrelacionan a lo largo de las páginas para ofrecer un vasto lienzo pictórico de época. La novela es el relato de una muchacha que se travestía para mejor imponer su poder femenino al mundo mediante muchas otras destrezas, por ejemplo, la de bailar, la de pintar, la de manejar la espada como un maestro, la de combatir en una batalla histórica codo a codo con los héroes. A pesar de pertenecer a la gitanería, etnia nómada y proscrita, María la Bailaora sigue las pautas de la heroicidad occidental, que se funda en el imperativo de la acción. Lo interesante de su carácter reside en que ella descompone la verticalidad de sus actos y se vierte en la búsqueda de la ocasión desde la visceralidad de su género femenino. En consecuencia, la suma de relatos de La otra mano de Lepanto está expuesta mediante avances, retrocesos, lateralidades, e incrustaciones de fábulas y poemas, así como de una variedad de puntos de vista en verdad brillantes que contribuyen a un festejo lingüístico siempre inconcluso, como la fluidez de la propia vida. La muerte violenta interrumpe el viaje espiritual y físico de María la bailaora, que sin embargo encuentra su venganza literaria en la dimensión mítica de las Novelas Ejemplares del manco de Lepanto. 

- Para saber más...


La batalla de Lepanto en Canal Historia

 

Título: La otra mano de Lepanto | Autora: Carmen Boullosa | Editorial: Siruela | 472 págs. | 2005

Fonts: http://turdetaniaonoba.blogspot.com.es/2013/02/maria-la-bailaora.html
http://www.fondodeculturaeconomica.com/editorial/prensa/Detalle.aspx?seccion=Detalle&id_desplegado=5421

No hay comentarios :

Publicar un comentario