Urraca de Zamora: la otra Doña Urraca

Fue una de las consejeras más importantes de Alfonso VI el Bravo con el que llegó a actuar en la práctica como canciller del reino de León

Frecuentemente confundida con Urraca I de Castilla, más popular por su enorme peso histórico y a raíz de las novelas que Ángeles de Irisarri y Lourdes Ortiz le dedicaron, hubo esta otra Doña Urraca, de las muchas que existieron en los diferentes reinos de la península durante la Edad Media. Urraca de Zamora tuvo un papel decisivo en la historia del reino de León, fue madrina de armas del Cid, con el que incluso se le atribuyeron amores no confirmados históricamente. La escritora Amalia Gómez dedicó a su figura la novela Urraca, Señora de Zamora, publicada por Editorial Almuzara.



Doña Urraca de Zamora es la protagonista de esta novela histórica en la que se cuentan los avatares de su vida: su relación con el Cid Campeador, la resistencia en Zamora ante el asedio de su hermano Sancho, el apoyo constante al rey Alfonso, el trabajo al frente de los monasterios bajo su tutela y su vida azarosa y turbulenta. Doña Urraca es un personaje histórico fascinante. Su padre, Fernando I de Castilla y León, repartió el reino en su testamento entre sus tres hijos varones y a Urraca y Elvira les otorgó el señorío de los monasterios de Zamora y Toro respectivamente. Pero, para ello, debían mantenerse célibes. Así pues, Doña Urraca permaneció soltera toda la vida, al contrario que su hermana Elvira, que renunciaba así a sus derechos. Y ello no obstante, a juzgar por la obra de Amalia Gómez, no le supuso ningún problema. De ese modo tenía la libertad que necesitaba para seguir de cerca las batallas que se libraban contra los moros, para moverse a su antojo, aconsejar a su hermano el rey y dar su opinión en cuantos temas políticos pudieran surgir, un hecho que le acarreó no pocas críticas entre los nobles, que consideraban que una mujer no tenía nada que decir en los asuntos del reino. Urraca de Castilla tuvo una personalidad arrolladora que es presentada con pasión en las páginas que nos ocupan. Fue madrina de Rodrigo Díaz de Vivar durante la ceremonia en la que el jovencísimo Cid recibió las armas de caballero, lo que sirve a la autora para sugerir con académicos recursos literarios una historia de amor platónico que romances posteriores llevaron más lejos. Es el retrato personal e interior lo que dota a la novela de elementos de gran interés y bien construidos. Aborda de lleno valientemente, para desmontarla, la falsa leyenda de relaciones más que fraternales entre el triunfador Alfonso VI y ella. El monarca concedió a doña Urraca la dignidad regia, y bien pudo recibir de ella consejo y apoyo político. La autora dota a Urraca de las reflexiones sobre la condición regia, el compromiso con el pueblo, los sinsabores de la Reconquista o, curiosamente, las dificultades y retos de la vida monástica que bien conoció durante el recorrido por los monasterios cuya renta le había sido asignada por el testamento de su padre, cuya regla estaba adaptándose a la orden de Cluny. Urraca, Señora de Zamora es un relato sugestivo e interesante, escrito con un formidable armazón histórico. Nos propone y acerca un panorama femenino y general del primer y segundo intento de unión entre los reinos de Castilla y León -el primero, con Fernando I; el segundo, con Alfonso VI-, en medio del convulso siglo XI. Una novela histórica sobre una mujer inteligente, enérgica y apasionante, que desempeñó un importante papel en la historia del siglo XI. 

Título: Urraca, Señora de Zamora | Autora: Amalia Gómez | Editorial: Almuzara | 208 págs. | 2007


"La eterna enamorada": la trilogía de Rafael Pérez y Pérez


El prolífico escritor Rafael Pérez y Pérez, especialista en novelas históricas de gran aceptación por el público de su tiempo, dedicó una trilogía a Doña Urraca. La primera novela que inaugura la trilogía es La eterna enamorada. Esta novela histórica transcurre en la época de Fernando I de Castilla, durante la Reconquista, y en el momento en que, después de su muerte, se han repartido sus estados. Don Sancho, su sucesor, es asesinado por Bellido Dolfos y entonces entra en escena doña Urraca, cuyos supuestos amores con el Cid Campeador se ven frustrados por los deberes de Estado. En una época de luchas palatinas y guerras enconadas, el novelista describe el incipiente idilio de un pajecito de doña Urraca con una niña de alta alcurnia, pero hasta el final no se descubre quién es "la eterna enamorada".  

Título: La eterna enamorada | Autor: Rafael Pérez y Pérez  | Editorial: Juventud | 168 págs. | 1968



En El doncel de doña Urraca reaparecen los mismos personajes que en la anterior novela. En la misma se desarrolla la historia de doña Urraca, alternándola con las aventuras de Pero Rodrigo Hallado, hilo conductor de la trilogía. Las novelas de Rafael Pérez y Pérez eran de corte romántico y aventurero, dotadas de una entrañable ingenuidad en que lo primordial era que fuesen de fácil lectura destinada al mayor público posible.


Título: El doncel de doña Urraca | Autor: Rafael Pérez y Pérez | Editorial: Juventud | 176 págs. | 1968



En Ha llegado el amor, la última novela que Rafael Pérez y Pérez dedicó a la figura de doña Urraca de Zamora, asistimos a una rápida sucesión de hechos históricos. Alfonso VI de Castilla recobra los estados que dejó su padre repartidos, conquista Toledo, se casa con doña Constanza de Borgoña, y finalmente mueren el infante don García y la infanta doña Urraca. Pero Rodrigo Hallado es el principal personaje de la obra, quien después de haber identificado a su madre, pretende encontrar un amor definitivo.

Título: Ha llegado el amor | Autor: Rafael Pérez y Pérez | Editorial: Juventud | 192 págs. |1968




- Para saber más...


Biografía de Doña Urraca de Zamora (Conocerzamora.com)



¿El Santo Grial está en León? (Leonoticias.com)




No hay comentarios :

Publicar un comentario